Basta De Jugar Con Fuego
Saltar al contenido




Calendario  

Servicios más utilizados  



BASTA DE JUGAR CON FUEGO

Por Comunicación Institucional
Publicado el Miércoles, 02 Agosto 2017
Visto: 2383

Helio Fallas Venegas

Primer Vicepresidente y Ministro de Hacienda    

Recientemente el señor Álvaro Santos Pereira, director del Departamento de Economía de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), y ex ministro de economía de Portugal, afirmó, en la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, que “Costa Rica está jugando con fuego…”  

Las declaraciones fueron externadas el miércoles 19 de julio, en el marco de su visita al país para dar a conocer una nota técnica de la Organización sobre la situación fiscal de Costa Rica. En su presentación a los señores diputados y señoras diputadas concluyó que… “Sin reformas la situación fiscal del país se volvería una amenaza… es urgente sanear las cuentas públicas. Costa Rica tiene mucho por perder si no se aprueben las reformas que están en este momento en el Congreso.”

Mientras que expertos internacionales visitan nuestro país para confirmar lo que desde hace mucho conocemos, los costarricenses no hemos sido capaces de concretar una solución a este problema.A efectos de aprobar la reforma fiscal, ya no importa el tiempo que nos tomó iniciar esta discusión en la presente Administración. Llevamos 30 años de atraso. Casi 16 años de postergar decisiones que nos impiden modernizar la legislación fiscal de Costa Rica, desde el informe emitido por exministros de Hacienda a finales del 2001. Pactos políticos débiles, sentencias de la Sala Constitucional, apoyos condicionados, cálculo político, entre otros, han impedido concretar una reforma fiscal.  

El Gobierno de la República ha promovido responsablemente una agenda integral para el fortalecimiento de la Hacienda Pública. Una propuesta que se compone de, al menos, ocho proyectos de ley, algunos de los cuales ya son leyes de la República. Sin embargo, aún se requiere modernizar las leyes del impuesto sobre la renta y avanzar hacia un impuesto al valor agregado, acordes con las mejores prácticas a nivel mundial. También nos hace falta una Ley de Responsabilidad Fiscal (Regla Fiscal).  

Recientemente fue firmado el “Acuerdo Nacional por la Costa Rica Bicentenaria” que agrupa una serie de acuerdos de los nueve partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa, los cuales visualizan el país que deseamos para el futuro cercano. El enunciado que encabeza el tema 10 referido a materia fiscal, propone una visión común sobre “Un sistema fiscal progresivo e integral, que permita dar sostenibilidad financiera al modelo de desarrollo costarricense propiciando el crecimiento, el empleo, el progreso social y la sostenibilidad que lo han caracterizado a través de la historia”.  

La firma del acuerdo debería demostrarnos que quienes vivimos en este país, somos capaces de anteponer intereses particulares por el bien de la patria y avanzar hacia el desarrollo.  

Costa Rica es hoy, como hace muchos años, un país que debe lidiar con la evasión y el contrabando, que está limitado por un presupuesto público rígido en más de un 90%, que cuenta con una deuda por encima del 45% del PIB y que ya compromete el desarrollo; y con una recaudación que aunque crece, es insuficiente para cubrir los compromisos y necesidades del Estado Social de Derecho del cual nos enorgullecemos.  

En reiteradas ocasiones hemos insistido en la necesidad de aumentar los ingresos que recibimos para financiar el Presupuesto Nacional. Para que este país consolide su situación fiscal necesitamos hacer un ajuste de 3% del PIB, combinando aumentos de ingresos y reducciones de gasto. Hace tiempo, la estructura productiva de la sociedad costarricense cambió, sin que hasta ahora se haya modificado nuestra legislación tributaria. El sector más dinámico de la economía, el de servicios, está exento de pagar impuestos. Es necesario transformar el actual impuesto sobre las ventas en un impuesto al valor agregado, que incorpore medidas modernas para el cobro de impuestos a actividades que no existían en el pasado. En cuanto al impuesto de renta, urge modernizar la legislación para cerrar los portillos que hacen más difícil la lucha contra la evasión, le restan progresividad a nuestro sistema tributario y nos impide recaudar este impuesto en todo su potencial.  

En su debido tiempo, el 25 de enero del presente año, desde el Ministerio de Hacienda se presentó al presidente legislativo y a los jefes y jefas de fracción, una propuesta alternativa de ambos textos de impuestos, las cuales ni siquiera se discutieron. No se ha desarrollado en la Asamblea Legislativa una discusión de altura sobre las propuestas medulares de esta reforma hacendaria. Las propuestas iniciales están presentadas en el Congreso desde el 12 de agosto del 2015 y al día de hoy, casi dos años después, no se ha generado una discusión seria, técnica y política, que permita aprobarlas o rechazarlas.  

Discutir hoy, si son alfileres o tachuelas las que sostienen los asuntos fiscales, si es el Partido “x” o el Partido “y” el que debe asumir “el costo político” o discutir si dejamos las decisiones para después de las elecciones, podrían ser argumentos de una discusión política poco responsable, que impide avanzar en lo que realmente nos apremia. ¡Basta de jugar con fuego!

Desde el Ministerio de Hacienda no cesaremos en nuestro interés de avanzar y apoyar aquellos diálogos responsables y constructivos. Una vez más, hago un llamado para que sean los intereses de esa Costa Rica desarrollada, próspera y justa que deseamos para el Bicentenario, los que nos guíen en la solución pronta del problema fiscal que nos aqueja.

comments powered by Disqus